Terra
Terra
 
 

Terra Magazine

› Terra Magazine › Cultura

Pornodrama II: sexo en vivo en la escena porteña

Cortesía
Carolina Refusta, una de las protagonistas de Pornodrama II, un esquimal, el advenimiento de un mundo sin polos fijos.

Laura Eiranova
Buenos Aires, Argentina

En Buenos Aires el teatro independiente rara vez genera un éxito de taquilla. Y no es por la ausencia de calidad o cantidad, sino porque las propuestas se muestran en pequeños espacios, lejos de las grandes marquesinas y con presupuestos que, la mayoría de las veces, no permiten llegar en su difusión al público masivo. Pero siempre hay excepciones y hoy día esa excepción se llama Pornodrama II, una obra que se exhibe en un pequeño teatro de la Avenida Corrientes y no para de sumar funciones.

¿Las razones de su éxito? No son pocas. El espectáculo ofrece nada más y nada menos que sexo en vivo a lo largo de sus 70 minutos de duración. O sea, sexo, sexo y sexo, a menos de un metro de la platea. Sexo homo y heterosexual, individual, en parejas y swinger, de manera explícita e ininterrumpida.

» Ver galería de fotos

¿El argumento? Sí, lo hay también, aunque liviano y como sostén del acto en cuestión. Dos hombres de 45 años unidos por un negocio intrascendente y cierto coqueteo constante. La mujer de uno de ellos, una muchacha joven sometida por baja autoestima a la voluntad de su pareja, y otra mujer, morena y más joven aún, como objeto de deseo, comunicación, poder y moneda de intercambio. El contexto es el living de una linda casa, donde un camarógrafo que no participa de la acción filma los momentos más intensos para potenciarlos ante el público a través de una pantalla gigante.

Alejandro Casavalle, director de la osada puesta (cuyo título completo es Pornodrama II, un esquimal, el advenimiento de un mundo sin polos fijos) cuenta en diálogo con Terra Magazine su objetivo con este espectáculo sólo apto para mayores de 18 años, protagonizado en el teatro Belisario por Carolina Refusta, Pedro Di Salvia, Juan Pablo Carrasco y Lizzy Pane, sobre una propuesta de Javier Magistris.

Entrevista:

Terra Magazine: ¿Por qué considera que el sexo mueve tanto público en Argentina?
Alejandro Casavalle: El sexo tiene un gran poder, tan potente o más que el dinero. Y ese poder, del que hablamos, puede ser indistinto al económico. El sexo tiene un gran misterio y como toda energía poderosa (pensemos en la energía atómica, por ejemplo) tiene sus positivos y negativos: puede ser la máxima expresión de los seres humanos y conectarnos fuertemente con la vida, "de tener sexo generamos vida", "al tener sexo conocemos íntimamente sentimientos o misterios del otro", pero también en nuestra actual sociedad, el sexo puede volverse un medio de transacción, exhibición mercantil, un sistema de castración y/o sometimiento o simplemente convertirse (y convertirnos por consecuencia) "en un depósito biológico de descarga".

En un país como la Argentina, donde el imaginario global dice que aquí hay mujeres y hombres muy bellos, inexorablemente la seducción juega un papel importante. Ya que en realidad los argentinos "buscamos ser amados, como en todo el mundo, ¡y creo, que un poco más, también!", a veces hacemos lo imposible, y de ahí nuestras hazañas, para que suceda algo que nos destaque aunque esto genere para el afuera, una relación amor/odio muy grande. Creo que es por nuestras pasiones y nuestro deseo de comunicar... Nos gusta mostrar, mirar, mirarnos y ser vistos y a la vez tenemos mucho pudor en la propia aldea.

Terra Magazine: ¿Lo considera sólo un fenómeno nacional o también global?
Alejandro Casavalle: Pienso que es uno de los grandes temas en Argentina y el mundo. Y no por el hecho en sí de ver o mostrar escenas de sexo explícitas, sino por lo que se hace visible cuando el sexo se trasciende y vemos lo subyacente. El sexo en sí no tiene secretos, los misterios están en quién y de qué manera expresa su propia sexualidad... Y ahí está el tema, que no va a dejar nunca de tener un gran atractivo. No todos somos iguales, ni todos tenemos una misma morfología corporal y el sex apeal no varía tanto en una cultura de gustos muy estandarizada como la nuestra. No todos pueden hacer el amor plenamente o con la intensidad que desearían, y hay personas que frente a tanto estímulo virtual (cine, dvd, internet y revistas) o incluso la realidad misma que se plasma con tanta belleza a veces, seguro se sentirán disminuidos y/o se irán disminuyendo en el correr del tiempo que va de la adolescencia a la edad madura. Vislumbramos un neoliberalismo global del sexo... y esto hace que el sexo pueda transformarse en el dispositivo de un imaginario formado por la necesidad mecánica de penetrar o ser penetrado por lo deseado. El sexo, que como decía, funciona muchas veces de manera diferenciada a lo económico, por ejemplo en el caso de las relaciones de pareja uno elige o es elegido y el sexo se vuelve un patrimonio íntimo muy valioso: hay a quienes le cuesta años llegar a esto, hay quienes nunca lo lograron, pero hay quienes lo obtienen con una facilidad enorme, entonces lo que a uno le cuesta años conseguir, un "otro" lo tiene sin hacer el menor esfuerzo y muchos sólo lo hacen si pagan. Y también esto varía de acuerdo a las etapas propias de la vida. Creo que las relaciones humanas sexuadas son más delicadas que lo que podemos ver de manera impiadosa en la tapa de una revista o en un reality show televisivo.

Terra Magazine: ¿Qué aporta Pornodrama II en este sentido?
Alejandro Casavalle: Todo esto...

Terra Magazine: ¿Cuál es su búsqueda artística con la obra?
Alejandro Casavalle: Creo que el deseo de cualquier artista: "hacer visible lo invisible"... Pero también dar a luz un tema que desde el teatro se amplía hacia las posibilidades comunicativas que nos dan medios como éste.

Terra Magazine: ¿Cuáles son los comentarios del público sobre la obra?
Alejandro Casavalle: Hay comentarios de quienes la vieron y muchos más de los que no la vieron... Creo que podría resumir los dos comentarios en esta frase que vengo escuchando repetidamente: "venía con prejuicios y me encontré con algo realmente profundo, muy diferente". Después está lo de siempre, como en toda propuesta nueva, los que ovacionan y el que se indigna o se pone cínico frente a la obra.

Terra Magazine: ¿Y qué comentan sus pares y colegas?
Alejandro Casavalle: Bueno, interesante, lugar de crecimiento constante. La verdad que las devoluciones son positivas para la construcción del proyecto. Porque más allá de hablar de las muy buenas actuaciones, del dispositivo escénico, lo cuidado del tema, el hallazgo del juego que hacemos con la proyección y fotografías con las escenas en vivo... Hablamos de la necesidad y valentía de afrontar un tema como éste.

Terra Magazine: ¿Qué tipo de público se acerca a Pornodrama?
Alejandro Casavalle: Por suerte, y estamos muy felices por esto, un público diverso.

Terra Magazine: Qué antecedentes hay de una obra con sexo en vivo en Argentina y/o el mundo?
Alejandro Casavalle: No conozco antecedentes en teatro de una obra como Pornodrama II, pero me gustaría saber si los hay... En cuanto al cine sí tenemos referencias como Short Bus, 9 Song, Intimidad. También en literatura junto a Plataforma o Las Partículas Elementales del genial novelista Michel Houellebecq.

Terra Magazine: ¿Qué les contesta a quienes ven un tinte oportunista en la puesta?
Alejandro Casavalle: Ja... que sí, que es muy oportuno hacer esto en este momento. Que si quieren vengan a verla y después opinen o tiren tomates si les place y que, sino, se queden conformes con su idea que por ahí no mueven nada y eso los deja mas seguros. Como dice Savater, "el teatro es el espacio artístico cívico por excelencia". Y creo que también tiene lugar para el absolutista o el moralista. El teatro es muy noble y se preserva desde los principios de la historia de los seres humanos.

» Hable con Laura Eiranova

Las opiniones expresadas aquí son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente están de acuerdo con los criterios editoriales de Terra Magazine.

Terra Magazine

Terra Magazine América Latina, Vea las ediciones en español